domingo, 29 de abril de 2018

La repercusión del vuelo de Gagarin



La historia de la Humanidad est√° repleta de haza√Īas. Las hay enormemente desconocidas y especialmente reconocidas. Incluso las primeras son relevantes para nuestro devenir como especie. Tenemos la capacidad de desarrollar tecnolog√≠as cada vez m√°s complejas que nos permiten hacer posibles retos que nuestros antepasados no pudieron ni siquiera concebir. Quiz√° la salida del ser humano de la Tierra al espacio es algo que entre dentro de ese conjunto de logros inimaginables… sin embargo, el 12 de abril de 1961, un hombre orbit√≥ el planeta Tierra basando el proyecto en la serie de experimentos con animales que le precedieron. Desde las primeras Drosophila melanogaster a Laika. El programa espacial sovi√©tico dio un bocado tremendo a la tarta de la carrera espacial poniendo a Yuri Gagarin, un joven piloto de pruebas de origen extremadamente humilde, en la inmensidad del espacio.

Aquella proeza no pas√≥ desapercibida a nadie y, si bien en la mayor√≠a de lugares se vio desde una perspectiva global, casi homenajeando a la propia vista de la Tierra que tuvo Gagarin durante una hora y pico, en otros se utiliz√≥ para sacar pecho y mirar por encima del hombro a «los otros». Fue un hito con trascendencia global en un mundo en el que internet no exist√≠a, aunque puede que hoy ya no podamos concebir c√≥mo se viv√≠a antes. Daba igual la linea editorial del medio, era una noticia que hab√≠a que dar, la enfocaras como la enfocaras. Despu√©s de la notoriedad que tuvo el hilo de Twitter sobre el tema, he decidido traer todas esas portadas a un post del blog, porque es verdaderamente curioso ver c√≥mo reaccionaron los en una gran cantidad de pa√≠ses. En este post voy a hablar de c√≥mo recogieron los peri√≥dicos de la √©poca el primer viaje al espacio de un ser humano. Antes de que el lector pueda pensar en la manera en que ir√© colocando las portadas, dir√© que lo har√© en el mismo orden que lo hice en Twitter. Ni mi procedencia, ni mi ideolog√≠a han influido en ese orden; simplemente he seguido el orden en el que fui recopilando los datos. ¡Vamos all√°!


En el mítico Daily Mirror inglés parecía tener claro el titular y publicaba en tono conciliador para con los rusos: "HOY el Mirror celebra la historia más grande de NUESTRA vida... la historia más grande de NUESTRO siglo"



El diario Daily Worker era un medio comunista de la ciudad de Nueva York que aprovechaba la coyuntura en su portada para destacarlo en el titular.



Mientras otros como The Huntsville Time de Alabama (EEUU), destacaba el hecho obvio de la llegada al espacio, pero también el hecho de haberlo conseguido dentro de una nave de 5 toneladas.



El Evening Gazette dejaba claro que hab√≠an sido los rusos en golpear primero en la carrera espacial. Adem√°s, ten√≠a una cita de los sovi√©ticos catalog√°ndolo como la "Mayor haza√Īa de la ciencia en la historia del hombre".



En Centroamérica y Sudamérica recogieron el hito de diversas maneras. El diario Prensa Libre de Guatemala, por ejemplo, lo sacaba en grande... pero a su manera. Quizá los medios no fueran suficientes como para en aquella época saber que a las astronautas, si son de la Unión Soviética, se les llama cosmonautas. Sea como fuere, le dieron la relevancia que merecía y también llevaba las palabras de Kennedy admitiendo ir a la zaga.



Los colombianos de El Tiempo Bogotá pusieron especial énfasis en esos 108 minutos que duró la órbita de Gagarin, así como algunas de las palabras de Yuri desde el espacio.



«El Colombiano» de Medell√≠n destacaba lo «incolume y sonriente» que hab√≠a regresado el cosmonauta al que llamaron -acertadamente- explorador.



Entre la ilusi√≥n y el optimismo, el «Jornal do Brasil» dec√≠a que Gagarin abr√≠a con su vuelo el camino hacia otros planetas. Genial y premonitoria interpretaci√≥n.



De vuelta a la Gran Manzana, el «Journal American» destacaba el estado de salud de Gagarin tras el vuelo.



En «The Milwaukee Journal», le daban valor a que fuera sovi√©tico... y a que hubiera vuelto a la Tierra.



«The Sun. Vancouver» sacaba unas declaraciones de Gagarin, el hombre del espacio: «Puedo ver todo», y tambi√©n que la gesta hab√≠a "electrificado" Rusia.



De la misma manera que el «Daily Worker» hablaba del comunista que fue al espacio, el diario tambi√©n comunista «L´Unit√°» de Mil√°n destacaba en el titular que "el camarada Yuri" hab√≠a contado su viaje desde el espacio, y un elocuente "La URSS en delirio - El mundo at√≥nito: un hombre sovi√©tico ha vencido al espacio c√≥smico".



En el «Corriere della sera» se pon√≠an po√©ticos diciendo que volvi√≥ a la Tierra despu√©s de haber visto aquello que ninguno hab√≠a visto nunca.



La «San Francisco Chronicle» tambi√©n recog√≠a en el titular que hab√≠a retornado sano y salvo.



En el «Neuer Tag Frankfurt» ten√≠an el «Triunfo del socialismo del sovi√©tico Gagarin» y le apodan como «el Col√≥n del siglo».



El franc√©s «Le progr√®s soir» rese√Īaba que Gagarin abr√≠a la era de los vuelos espaciales.



Por supuesto, Gagarin aparec√≠a en la portada del «New York Times» dando el protagonismo a los sovi√©ticos.



De la misma manera, el «New York World Telegram» hablaba de los sovi√©ticos y de que le hab√≠an tra√≠do de vuelta en buen estado.



Desde luego, en la prensa de la Unión Soviética reinó el triunfalismo. Sacaban pecho, y se titulaba que un soviético había llegado al espacio.






En espa√Īa, el Correo de Zamora lo pon√≠a en portada, y se√Īalaba que en Par√≠s ya se hablaba de que pronto el ser humano llegar√≠a a la Luna. Acertaron.



En La Vanguardia sacaban una infografía del vuelo ante la falta de otro material.



En el peri√≥dico «Espa√Īa Republicana», que se editaba en La Habana, se llegaba un poco m√°s lejos enalteciendo la ciencia sovi√©tica.




Para terminar este recopilatorio, he escogido el articulo de opini√≥n reivindicativo de Marjorie Proops para el «Daily Mirror», el mismo medio con el que he comenzado, en el que se hac√≠a la pregunta adelantada a su tiempo, y que verdaderamente la Uni√≥n Sovi√©tica ya ten√≠a en mente... como se pudo constatar un par de a√Īos despu√©s poniendo en √≥rbita a «Chaika» Tereshkova.



Puedes encontrar esta recopilaci√≥n en forma de hilo en mis Momentos de Twitter junto con algunos otros que he venido haciendo √ļltimamente. Espero que te haya resultado interesante y ameno, porque es un equilibrio dif√≠cil de conseguir.







s√°bado, 21 de abril de 2018

Leonardo NO inventó la bicicleta

Una de las capacidades desarrolladoras del ser humano es la de crear artilugios que supongan una soluci√≥n a problemas puntuales o mejoras, del tipo que sean. Inventos. Muchos de ellos son verdaderamente complejos y otros, sin serlo tanto, s√≠ que han tenido relevancia precisamente por lo contrario: su simpleza. Otros muchos tienen un padre al que agradecerle su existencia, y otros poseen un nacimiento tan difuso que resulta imposible determinar qui√©n tuvo la idea. Hay inventores famos√≠simos, mentes inquietas, y locos so√Īadores a los que no siempre les salen bien sus proyectos. Leonardo Da Vinci creo que engloba esas tres caracter√≠sticas. Destac√≥ por inventar tantas cosas fehacientemente, que no nos extra√Īa lo m√°s m√≠nimo que inventase casi cualquier objeto que nos digan. La bicicleta es una de ellas. ¿Pudo Leonardo idear algo que hoy es tan cotidiano y fundamental como la bici? El pasado 19 de abril se celebraba el #D√≠aMundialDeLaBicicleta, y os voy a contar la historia de esa atribuci√≥n.

Todo sucede a partir de uno de los elementos m√°s destacados del legado de Da Vinci: el C√≥dice Atl√°ntico. Un conjunto de estudios, ideas y anotaciones datado en 1490 que trascendieron al paso de los siglos gracias al buen recaudo al que fueron sometidos desde que el genio renacentista se los cediera antes de morir a Francesco Melzi. El mismo transcurso del tiempo perjudica la preservaci√≥n de toda obra, y es por eso que, a petici√≥n de un italiano empe√Īado en mantener el incunable en las mejores condiciones posibles, el c√≥dice debi√≥ someterse a un exhaustivo trabajo de restauraci√≥n. As√≠ las cosas, se decidi√≥ mandarlo al Laboratorio para la Restauraci√≥n de Libros y Manuscritos Antiguos de la Abad√≠a Greco-ex√°rquica de Santa Mar√≠a de Grottaferrata para su recuperaci√≥n y que fueran los monjes basilios que all√≠ habitaban los que se encargaran de la empresa.

Esta restauración tuvo lugar durante la década de los 60s del siglo XX, y es más o menos desde entonces cuando los medios de comunicación y museos de medio mundo -por no decir entero- se empezaron a hacer eco de una de las invenciones más relevantes y menos identificadas con Leonardo: la bicicleta. Es muy probable que quien esté leyendo estas líneas haya asistido a alguna exposición en la que se mostrara una bicicleta de madera fabricada a partir de un modelo que aparece en una de las hojas del Códice Atlántico.


Al parecer, y esto es lo curioso de la historia, esa bicicleta no fue para nada un dise√Īo de Da Vinci. Como si Leonardo hubiera inventado pocas cosas, alguien pens√≥ que hab√≠a que atribuirle tambi√©n la bici. El origen parece haber sido una muestra de humor (un poco sui generis, todo hay que decirlo) de uno de los monjes que intervinieron en el libro durante su restauraci√≥n, y que fue √©l quien la dibuj√≥. Afortunadamente, la tecnolog√≠a primero y el simple cotejado de datos con otras copias del c√≥dice despu√©s, permitieron aseverar que ese dibujo no ten√≠a m√°s de 50 a√Īos, coincidiendo casualmente con el per√≠odo en el que se estuvo restaurando. De todo el conjunto de copias que se guardan, tan solo la restaurada pose√≠a el boceto. Un desafortunado error que, lejos de hacer gracia, provoca un sentimiento de impotencia que no acierto bien a describir. 



Sirva esta historia para dejar bien claro que no todos los restauradores son as√≠, ni mucho menos, y tambi√©n para recordar que no tiene que ser cierto lo que grandes y peque√Īos museos hagan o digan por el mero hecho de que sean museos. El rigor de ciertas informaciones deber√≠a ser m√°s exhaustivo cuando se hacen afirmaciones tan relevantes. Como he dicho antes, Leonardo invent√≥ montones de cosas, pero no por eso se le pueden atribuir otras que no cre√≥, m√°s a√ļn cuando est√° constatado que es falso como en el caso de la bicicleta.

martes, 17 de abril de 2018

Orfeo y las Líridas

El mes de abril tiene una cita astron√≥mica que no tiene mucha relevancia, pero que a√ļn as√≠ se sucede a√Īo tras a√Īo. Os hablo de la lluvia de estrellas conocida como las L√≠ridas, un fen√≥meno que ocurre durante la segunda quincena del mes y tiene su pico el d√≠a 22.

Para llegar a los or√≠genes de esta historia debemos remontarnos a la √©poca de la Grecia Cl√°sica, concretamente a la regi√≥n de Tracia en el a√Īo 500 a.C., aproximadamente. Es probable que te suene Tracia por ser el lugar de origen del afamado y cinematogr√°fico gladiador Espartaco. Como dec√≠a, en aquel entonces ya se conoc√≠a a Orfeo como «el padre de los cantos» y tambi√©n que se encargaba con su lira de apaciguar a las bestias y a los hombres, con ella era capaz de mover √°rboles o rocas, e incluso de retener el curso de los r√≠os. Se dice que Orfeo aprendi√≥ m√ļsica de su hermano Lino, aunque pudo haber sido Apolo. La lira que tocaba estaba hecha a partir del caparaz√≥n de una tortuga y hab√≠a sido fabricada por el mism√≠simo Hermes.


Orfeo tuvo una vida verdaderamente notoria, entre otros motivos porque se le considera uno de los pioneros de toda la civilizaci√≥n, ense√Īando diferentes artes a los hombres. Esa posici√≥n le profiri√≥ cierta relevancia como sacerdote augur y profeta, as√≠ como la suficiente confianza como para fundar diferentes cultos y ritos m√≠sticos de purificaci√≥n o iniciaci√≥n. Entre sus haza√Īas se cuenta que embarc√≥ en el viaje de los Argonautas en la b√ļsqueda del vellocino de oro, y que utilizaba su lira para marcar el ritmo a los remeros, pero tambi√©n para proteger a los marineros de las sirenas con su m√ļsica. Tan s√≥lo uno de ellos fue seducido por esas voces y salt√≥ al agua desapareciendo para siempre. Adem√°s, Orfeo tuvo tambi√©n mucha trascendencia por su historia de amor con Eur√≠dice, que podr√©is ver en este hilo de @wikihilos.

Pero lo que realmente dej√≥ el legado de las L√≠ridas fue su muerte. Esquilo relat√≥ en su obra “Las Bas√°rides” que su muerte ten√≠a origen en el abandono de culto a Dionisio, proclamando a Helios (Apolo) como el dios principal. Este cambio molest√≥ tanto a Dionisio que decidi√≥ acabar con su vida, de tal forma que mientras Orfeo esperaba a la salida de Helios en el monte Pangeo, Dionisio envi√≥ a las Menades para que lo descuartizar√°n. Las Menades as√≠ lo hicieron, y tiraron despu√©s la lira al r√≠o. Sin embargo, Zeus envi√≥ entonces un √°guila para que la recogiera y la colocara en el cielo nocturno en forma de constelaci√≥n. La narraci√≥n de la desaparecida obra de Esquilo fue recogida as√≠ por Erat√≥stenes de Cirene, el mismo que midi√≥ la curvatura de la Tierra con un palo hace 2000 a√Īos. Pod√©is ver c√≥mo lo hizo aqu√≠.

Los meteoros que llegar√°n no tienen tama√Īos superiores al de un grano de arena y son los 49 km/s de velocidad relativa los que les hacen desintegrarse como l√≠neas de luz al cruzarse con la Tierra. Proceden del cometa Thatcher y aunque su pico tiene lugar el 22 de abril, pueden verse desde el 16 al 26. En esta imagen pod√©is encontrar la informaci√≥n b√°sica para mirar el cielo y verlas.

Fuente: astrofisicayfisica.com
Como curiosidad, y por si no la hab√©is visto, esa constelaci√≥n de la Lira es precisamente desde su estrella Vega el lugar desde el cu√°l procede la se√Īal extraterrestre que se recibe en el radiotelescopio de Arecibo (Puerto Rico) en la pel√≠cula «Contact». Una maravilla que todo aficionado a la ciencia-ficci√≥n debe ver al menos una vez en la vida.





domingo, 8 de abril de 2018

Cuarto aniversario del blog

Hace una semana me saltaba un recordatorio en Twitter que, por suerte o por desgracia, nunca tengo presente. Creo que es por suerte, y que es buena se√Īal que as√≠ sea. Este blog y este universo anchianer cumplen 4 a√Īos. 

Lo que naci√≥ como un repositorio de pensamientos para leer cuando llegase a viejo, sin tener la certeza de que llegue, se ha convertido en algo m√°s. Un lugar donde descargo conocimientos que he ido adquiriendo intentando hacerlos atractivos para que la gente consuma un poco m√°s de ciencia e historia de la puramente necesaria. Dicho sea de paso, considero que nunca se consume la necesaria. Hay que querer saber, hay que querer aprender y hay que saber a qui√©n preguntar… y eso no se ense√Īa. Se es o no se es. Da igual que seas doctor en una materia o que pases tus d√≠as en un trabajo de otro √°mbito. O incluso en paro, como he estado yo buena parte de estos √ļltimos a√Īos -y me encuentro ahora-. La curiosidad de los ni√Īos tiene que estar por encima de la edad, y el preguntarse cosas tambi√©n. 

Este a√Īo el ritmo de publicaciones del blog ha disminuido dr√°sticamente, e incluso pens√© en darle una vuelta al formato abandon√°ndolo para probar otras cosas, pero creo que no lo merece. El Hombre de Anchiano naci√≥ siendo un blog, y as√≠ debe seguir aunque sea de manera m√°s intermitente que antes. Despu√©s lleg√≥ Twitter donde al escribir estas l√≠neas casi hay 20.000 almas siguiendo mis contenidos. Me parece tremendo, en serio. Tambi√©n, y en menor medida, publico alguna cosita en Facebook e Instagram, y suelo compartir los posts como este en Google+ y LinkedIn.

Adem√°s, en enero de este a√Īo, incluso me sacaron en prensa por un hilo que jam√°s pens√© que tuviera tanto impacto y tambi√©n en enero comenc√© una nueva historia junto con mi hermano el @becarioenhoth y mi buen amigo @arivero87. Se llama @wikihilos y es un formato de divulgaci√≥n de historias, curiosidades y conceptos que hasta ahora no exist√≠a como tal, o al menos no bajo ese nombre. Algo tan simple como aunar los contenidos de Wikipedia con los hilos de Twitter, incluyendo im√°genes, GIFs y comentarios que los hagan m√°s amenos y en el que ya nos siguen en Twitter m√°s de 6.000 personas. Si tienes Twitter y a√ļn no nos sigues, te lo recomiendo. Lo pasar√°s bien y aprender√°s.

Fuera del mundo virtual, tengo en proceso la traducci√≥n de un libro sobre Michelangelo Buonarroti, y escribo peri√≥dicamente para Principia Magazine (principia.io) a la que agradezco enormemente que me propusiera formar parte de sus colaboradores. Me encanta su formato de una √ļnica cultura, y os recomiendo que os suscrib√°is -esta cu√Īa es gratis, pero desde el coraz√≥n-. Quique y compa√Ī√≠a hacen un trabajazo, y su impacto deber√≠a ser infinitamente mayor del que es. En serio, no cuesta -casi- nada al a√Īo y a ellos les da la vida. Extramuros de Anchiano he co-creado una asociaci√≥n para preservar el patrimonio de la villa en la que vivo, Balmaseda (Bizkaia). Cualquier asesor√≠a en ese √°mbito ser√° bienvenida porque estamos un poco peces todav√≠a.

Eso s√≠, jam√°s negar√© que los avatares anchianers me han permitido conocer gente maravillosa y llegar a lugares donde no ten√≠a pensado llegar ni por asomo. En ese sentido, pronto os informar√© de si acabo traspasando las fronteras… no depende de m√≠, pero la cosa est√° ah√≠. Si es as√≠, ser√© un poco m√°s feliz porque me encanta el tema que est√° en el aire ahora mismo.


Os agradezco enormemente que est√©is ah√≠, y que me permit√°is crecer con vuestras aportaciones. Por eso, os emplazo a dejar un comentario bueno si quer√©is "obligarme" a escribir m√°s a menudo, o malo si quer√©is que mejore alguno de los aspectos. La vida es cambio, y yo os lo agradecer√© enormemente. 

¡¡Larga vida al Hombre de Anchiano!!