viernes, 27 de noviembre de 2015

Resta y sigue.

Me sorprende la pasividad con la que el presidente se pasea por cualquier cosa en la que no se tenga que enfrentar cara a cara con sus contrincantes políticos, cuando a falta de 25 días para el 20D debería ser totalmente al revés.


Las operaciones matemáticas básicas son algo que aprendemos de pequeños para que no te engañen cuando vas a comprar chuches, y que se va complicando a medida que pasan los años hasta que llega un momento de tu adolescencia en el que te dan a elegir si quieres seguir haciendo operaciones más complejas o prefieres apartarte de su camino antes de que te machaquen implacablemente. 

Los que no creen ser capaces, se retiran. Los que quedan, cambian el destino de sus vidas lanzándose de cabeza a la piscina del análisis y el método científico para solventar cualquier situación, algunas de ellas mucho más difíciles que comprar el pan o recoger las vueltas del súper. Un ejemplo: la teoría de colas. Otro ejemplo: no quedártela nunca en el "pito pito gorgorito". Y así hasta el infinito, ese 8 tumbado (que dirán aquellos que se hicieron a un lado). Esos que se retiraron en su día, probablemente hoy utilicen aquella debilidad momentánea de adolescencia arrojándola contra los que no lo hicimos llamándonos "frikis" porque sepamos que una integral triple no es un sandwich de tres rebanadas, que Avogadro no significa "abogado" en portugués, que Newton nació el día de Navidad o que gracias a Tesla y Edison AC/DC no siempre tiene que usarse hablando de religión o música rock. Es lícito, pero demuestra no haber superado aquella “derrota”. Salvo casos excepcionalmente vocacionales, los de Letras lo son porque no les quedó otra. Ojo, también habrá quien eligiera las Ciencias porque le iba más discurrir que memorizar.

Está claro que la mayoría de los políticos de nuestro gobierno decidieron retirarse en su momento,  para abrazar los libros de Historia, o los escritos de aquellos filósofos más reconocidos y eso queda reflejado en las decisiones directamente relacionadas con ello, intentándonos colar que España apoya a la Ciencia y que es un país de Ciencia, cuando sufrimos el desastre migratorio más grande de nuestra historia porque la dotación a la investigación se la están fumando en sus despachos los mandamases del puto IBEX35, constructoras destructoras y gestores dedocráticos. Entre todos ellos les salen las cuentas. Su “suma y sigue” es nuestro “resta y sigue”. 

La única salvedad a todo ese dislate de los últimos años es que dentro de menos de un mes todo va a cambiar, porque es Rajoy el que resta y sigue por el mero hecho de que un presidente de gobierno se cague en los pantalones cuando le invitan a debates con gente como Pablo Iglesias que sabe lo que es hacer la “O” con un canuto, o Rivera que utiliza el canutillo para “otras cosas” según Monedero… Resta y sigue porque no contento con no presentarse al debate a cuatro del 7D, y mandar a Sorayita porque su agenda no se lo permite, le dice que “sí” a TVE para hacerse el cercano saliendo en el programa de Bertín… Resta y sigue porque se va a comentar un partido de su Madrid a la COPE sin ningún pudor, llegando a decir que “Merkel me debe alguna” o que “no hay mejor defensa que una buena defensa”… Resta y sigue cuando le pega a su hijo en público, algo que no ha hecho ningún presidente que yo recuerde… Resta y sigue cuando fanfarronea de que “es que da la casualidad” de que él tiene que presidir el país y por eso no va a debates… 


No comentaré nada de Pedro Sánchez tras su paso por el programa de Mr. Osborne, porque me vuelven las arcadas después de verles halagándose mutuamente, mientras hacían un zumo. 

De la misma manera que una de las mayores cagadas de la campaña ha sucedido este viernes cuando el trilero mayor del reino, el profesional del postureo Albert Rivera ha sido desenmascarado recomendando a un universitario leer algo de Kant, sin haber leído nada suyo. Que cada uno saque los juicios sintéticos a posteriori que crea oportunos… yo ya tengo claro a falta de poco menos de un mes que ninguno de ellos me va a hacer cambiar de opinión.



No hay comentarios:

Publicar un comentario