viernes, 23 de octubre de 2015

El Yin y el Yang.

La dualidad existente en todas las cosas. Dos fuerzas opuestas y complementarias. Una, el norte; la parte oscura y nubosa de la monta√Īa. La otra, el sur; la parte soleada de las faldas de ella. [N.del A.: Gracias, Wikipedia]

Ready. Steady. Go!!! Se ha abierto la veda. Las elecciones generales est√°n a la vuelta de la esquina y ya se est√°n encargando de record√°rnoslo los medios de comunicaci√≥n con encuestas, noticias, debates y entrevistas reales o ficticias (porque de todo hay en la vi√Īa del se√Īor Higgs). Este √ļltimo punto asoma la cabeza sobre todos los dem√°s por el mero ofrecimiento de m√°s chicha al an√°lisis del entrevistado. De hecho, cada vez est√° m√°s claro que la nueva pol√≠tica va de eso: de saber c√≥mo improvisar ante preguntas inc√≥modas y soltadas elegantemente a contrapi√© como un rev√©s de Roger Federer, o preguntas repreguntadas vehementemente. Nada de preguntas con respuesta estudiada… si acaso, alguna l√≠nea roja a la entrada de un jard√≠n que ni unos ni otros quieren pisar.

Despu√©s de tener claro ese nuevo concepto en pol√≠tica, podemos diferenciar a los pol√≠ticos por su capacidad de adaptaci√≥n a los tiempos. Un ejemplo muy esclarecedor: desde que Obama lleg√≥ a la Casa Blanca, ha concedido m√°s de 800 entrevistas en late-shows (bailes incluidos), en informativos, revistas, etc, etc, etc… Rajoy 31, como al mus. Son los datos, y dan pena. Ese se√Īor que gobierna nuestro pa√≠s no es capaz de argumentar sin leer y no meter la pata, ni ser entrevistado sin pactar las preguntas, y ya no te digo de hablar a las masas como en sus ya famosos mitins de perogrullo. Para muestra, el bot√≥n de 5 minutos en Onda Cero con Alsina. Podr√≠a decir “lamentable”, pero se ajusta m√°s “pat√©tico”. Me imagino a su gabinete llev√°ndose las manos a la cabeza como el mono del WhatsApp con cada respuesta o frase de cosecha propia de don Mariano.

Dicho esto, creo que debemos congratularnos porque la nueva pol√≠tica haya aterrizado por fin en nuestra televisi√≥n m√°s all√° de un debate como el que el a√Īo 1.993 protagonizaron Aznar y Gonz√°lez. No pude ver la entrevista a dos de √Čvole a Iglesias y Rivera en directo, pero ante el √©xito cosechado y gracias al milagro de la televisi√≥n a la carta en internet, me dispuse a verla para comprobar si tenemos motivos para pensar que lo mejor est√° por llegar… y que igual hasta me animo a ver alg√ļn Consejo de Ministros en 2.016. Todo se andar√°. Independientemente de la afinidad de cada uno con lo que (se) dijeron el pasado domingo, creo que lo relevante fue que la distensi√≥n -a veces forzada- que sobrevolaba los caf√©s de los protagonistas acab√≥ dejando entrever qu√© cosas piensan sus partidos en determinados puntos cr√≠ticos de pol√≠tica social. Bien. P√≥ker descubierto. El punto coloquial, los tacos y el enfrentamiento en determinados momentos dejan claro que se puede discutir sin hacer el rid√≠culo como ocurre en el congreso cada vez que hay que hablar de cosas serias. No se puede estar al 100% de acuerdo con lo que dijeron cada uno, pero s√≠ que qued√≥ transparentemente representado el tipo de enfrentamiento dial√©ctico que se ver√° en el gobierno a partir del a√Īo que viene. Un choque en el que basta con que uno diga que no se quiere caer en el “y t√ļ m√°s” para centrar el tiro en lo contencioso y dejarse de estupideces como recordarse los innombrables cada vez que se ponen delante del micr√≥fono. Ambos se complementan muy bien como si fueran el yin y el yang. Cada cu√°l que otorgue el qui√©n es qui√©n.

Esperemos que este debate sea la primera piedra de un tipo de programas que esclarezcan las incertidumbres que nos quedan cada vez que Rajoy habla, perd√≥n, lee delante de un plasma. Pensando que los ciudadanos somos imb√©ciles. Sin pensar en algo tan simple como que, a d√≠a de hoy, sacamos nuestras propias conclusiones buceando un poco en internet. Lo √ļnico que se ve que tienen claro en su gabinete es que los viejos que les votan no tienen internet donde buscar, y que si necesitan algo s√≥lo tienen que poner el foco en aquellos tiempos pasados en los que los pobres viejos y sus herederos ideol√≥gicos les agradecen volver en esp√≠ritu cada vez que se acercan elecciones: despertar el facha que llevan dentro, que en la dictadura les hizo vivir bien. Sin ver que la luz ha subido el 70% desde que empez√≥ la crisis, por ejemplo. O que es el doble de cara que en EEUU, tambi√©n por ejemplo. Es m√°s f√°cil para ellos usar la pol√≠tica del miedo o el recuerdo para que los votantes que ya tienen sigan vot√°ndoles, que explicarles las pol√≠ticas de ajustes con la claridad que hacen los nuevos porque ser√≠a perjudicial. Luego dir√°n que se han pegado la hostia, pero bueno, all√° ellos. Yo tengo claro quienes son hoy en d√≠a el yin y quienes son el yang, porque por si no lo sab√©is, tambi√©n hay yin y yang dentro de cada yin y de cada yang. S√≥lo es cuesti√≥n de buscarlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario