lunes, 9 de febrero de 2015

La incoherencia de Pedro Sánchez.

N.del A.: Tal y como comenté el sábado, adjunto la versión "standard" de la entrada "desordenada" sobre Pedro Sánchez.

Exacto: la incoherencia de Pedro Sánchez. Con sólo poner la primera y la última letra de la palabra que quieres escribir, es suficiente para que el cerebro del receptor haga el resto y las ordene. En la vida política de personajes públicos como los que tenemos este tiempo, sólo hay una cosa que puede penalizar tanto en las urnas como los datos de corrupción confirmados día sí, día también: la incoherencia. Es una cualidad que actúa en los interlocutores como si se tratara de un estupefaciente, dejándoles sumidos en un letargo cerebral que no les deja salir de él, y que cuando salen lo primero que hacen es preguntar a ver si es verdad que ha pasado lo que han visto. Dicho esto, ya me contarán ustedes qué coño puede pensar la ciudadanía -no hablemos ya de los afiliados- de un líder político con más cambios de registro que Dustin Hoffman. Si de verdad cree que está haciendo bien al tratar la recuperación económica del país como algo tan superfluo, alguien desde dentro del partido debería decirle que la está cagando bien gorda. Rubalcaba se fue porque el partido estaba en mínimos históricos, pero a tres meses de las autonómicas cada día que pasa está en mínimos históricos. Puede parecer exagerado, pero cada comparecencia de Pedro Sánchez supone un voto menos por palabra para el PSOE.
En tres días ha pasado de afirmar que la recuperación es un hecho para justificar el apretón de manos con Mariano tras la firma del acuerdo sobre la prisión preventiva revisable aka cadena perpetua (firma que, por otro lado, el PP no necesitaba), a decir que ese crecimiento no es verdad porque hay gente pasándolo mal, para volver a decir hoy que sí, que España está saliendo del abismo. A vuela pluma podemos comentar que el propio portavoz del PSOE ha dicho que lo han firmado, pero que cuando estén en el poder en Nov2015 será lo primero que quiten… ¿se puede estar más desorientado??… ¿a ver si lo de EEUU no fue el GPS??… ¿de verdad Rajoy tiene esa capacidad de convicción?? Me niego a pensar que la ya ex-oposición crea que elementos del pasado pueden seguir moviendo el molino. Esta mañana he leído un artículo excelente de Jose Antonio Zarzalejos en El Confidencial. Echadle un vistazo para ver de qué coño no se están enterando los dos dinosaurios de la democracia.(http://blogs.elconfidencial.com/espana/notebook/2015-02-07/rajoy-y-sanchez-ningunean-al-senor-lakoff_703757/?utm_source=dlvr.it&utm_medium=facebook). 
No entiendo tampoco el ver pasar las horas del presidente, pensando en desequilibrar al adversario que está cayendo sólo, cuando el que está perdiendo el equilibrio es su propio partido. Se jactarán de que no contemplan la derrota, cuando puede que ciertamente la contemplen en los plasmas de #Génova13 en Noviembre. Dirán que lo primero son las andaluzas, y luego las autonómicas. Y les pillará el toro. Sin margen de maniobra. Ahora lo que no aguantaría sería una unión PP-PSOE. En ese momento sí que dejaría de creer en la democracia, incluso ellos mismos sabrían que están orinando sobre aquello que inventaron los griegos hace milenios.

El PP ganará, por poco. Pero no sé que será del PSOE al “pasok” que va… (jeje). Así que, Señor Sánchez, menos quitar vocales y más ordenar las letras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario