sábado, 26 de julio de 2014

Sarkozy... Sarkono.

¡¡¡Qué cabrones los franceses!!! Las formas, tremendas: ex-presidente de la República detenido por presunto tráfico de influencias -entre otras cosas-. El fondo, excelsa demostración de buena praxis: Nicolás, lejos de esconderse tras un plasma, ha dado la cara en un vis-à-vis (galicismo ad hoc) “contra” dos periodistas en la que, si bien demuestra tener coraje, más le vale que el juez de turno falle a su favor, porque si no le desterrarán por jeta… Subjetivamente hablando: pinta ya tiene de ello… Justo cuando nuestros ¿representantes? estaban desviando la atención en el tema del aforamiento Juancarliano metiéndose con el Coletas, van ellos y hacen patente la democracia en un estado de derecho deteniendo a un ex-presidente esperando a que ya no sea aforado. Si es queeee… Mira que no tener aforado a todo quisqui en los tiempos que corren. Qué aficionaos
Los franceses nunca han sido santo de mi devoción, pero he de reconocer que en cuestiones de estado, nos sacan no una, ni dos, sino tres repúblicas. Las reformas en educación y política social que ellos aplican después de analizar las causa-efecto (lo que también se conoce como politicos-que-hacen-su-trabajo) llegan a nuestro territorio con unos años de retraso hasta que los encomendados al copy-paste ven que en La Galia el sistema furrula, y entonces lo implantan aquí. Errar es humano. Y los franceses demuestran al menos que saben identificar los fallos. El resultado es que ellos regeneran periódicamente, SEGÚN SU CRITERIO, todo el sistema que creen que empieza a fallar. Por eso se les pueden achacar muchas cosas, pero nunca cobardía, inoperancia o desidia. No como otros.
La garantía que aquí supone tener el escaño de turno en el Congreso, el Senado, el Parlamento Autonómico o el Ayuntamiento les ha hecho moverse de rama en rama en la verde espesura de la higuera hasta que los de abajo hemos empezado a mover el árbol. Ha sido entonces cuando se han caído de él como despertando de un mal sueño, y corriendo como pollos sin cabeza se dedican a hacer todo lo posible por censurar y/o descalificar a la masa social que a pesar de una abstención del 65% en las últimas Europeas se ha dado cuenta de que ya está bien de #PostureoPoltroneo. Que si ganan esas indecencias, que por lo menos se conformen con ellas y no tengan que recalificar, malvender o biencomprar cosas que no deben… por el simple hecho de ser acciones ilegales. El año 2015 puede ser un año clave, y como estamos en julio, los que tenemos un poco de gusanillo por recuperar la calidad/tranquilidad de vida que una vez tuvimos, tenemos margen para intentar convencer a los que sabemos que no votan (porque no les da la gana) que ya no vivimos en la época en la que de vez en cuando se destapaba algún corruptillo y que era en cierto modo hasta justificable. Digamos que el frutero estaba lleno, y alguna podrida tenía que haber. Así era. Ahora no. Ahora tenemos lo que nos merecemos precisamente por el conformismo de los abstencionistas o porque los que votamos no hemos sabido detectar los fallos que nuestro sistema podía generar y rectificar a tiempo en las urnas. Somos unos auténticos analfabetos de la Democracia como tal. Entendemos tannnn poco el sistema, que como buenos latinos, hemos cambiado el signo de gobierno en exceso, y hasta el final. Dando la mayoría absoluta (me da igual a quién). Y lo estamos pagando trágicamente. Con la pobreza, el hambre, la miseria y desgraciadamente y cada vez más de cerca, con la muerte. Creo que la sociedad tiene que ser consciente de que los cambios obligatorios para revertir eso no van a venir de ninguna manera desde esas poltronas que nosotros les hemos dado. Hemos permitido de manera legítima que se hagan un “customized” corral de la Pacheca. A su libre albedrío. Albedrío subvencionado por todos, pero disfrutado por unos pocos.
Hace tiempo, en el Pleistoceno, estando Rajoy en la oposición, le oí decir una frase que me marcó: “España es el único país donde la gente no vota a favor de alguien, sino contra ese alguien”. Con esa premisa creo que se dedicó a convencer a los convencibles de que tenían que votar contra el PSOE, y mira tú por donde le salió bien. Demasiado bien. Y en esas estamos. Ahora nos estamos dando cuenta de que “1 Mayoría absoluta de derechas es igual o menor que 0,5 Dictaduras”.
La realidad disfrazada de absurdo. Y viceversa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario