sábado, 26 de julio de 2014

El Borbón de Higgs.

Fue un instante. Un chasquido. Hace 39 años. Tras la glaciación del caudillo, dijeron que había una manera de hacer las cosas totalmente diferente a la que se entendía hasta la fecha. Como si del nacimiento del Universo se tratara, su ex-alteza Juan Carlos I de Borbón era proclamado rey de España. Los monárquicos aplaudían porque por fin la familia Borbónica volvía al trono después del pass-through que le calzó Patxi al Conde de Barcelona. En un mundo con todo (y No-Do) en color, los españolitos de bien tuvieron la suerte de votar nosequé libreto que hoy todo el mundo tilda sin término medio de obsoleto o intocable. No sabemos si en un ejercicio de obsolescencia programada, los políticos del s.XX reflejaron lo que pensaron que era un mínimo garante para que la sociedad emergente viviese de la manera más digna posible. Lo cierto es que a día de hoy, está claro que algo hicieron mal cuando, viviendo en democracia, algunos se benefician de cosas que muchos otros ni siquiera sabíamos que existían.
Durante la última semana, la actualidad se amontona como las bolsas basura en los días de huelga. Y apesta. Dimisiones, abandonos, aforamientos, imputaciones… Parece que estamos en los albores del estallido/creación/destrucción de un Universo paralelo… o contiguo, mejor dicho. El paralelismo implica que no hay consciencia de que el otro exista. El contigüismo implica que hay un punto de contacto entre uno y otro, y por tanto, mutual notion. Teníamos la sospecha de que éramos gilipollas. Ellos solamente se han encargado de confirmárnoslo, pero poco a poco… como si así no nos diésemos cuenta. Políticos de izquierdas, proclamantes y exclamantes de la buena fe y la ética con dinero invertido en fondos de dudosa legalidad. Políticos de izquierdas vaciados por servirnos, por haber estado 30 años vaciando nuestros servicios. Sirva como ejemplo de desfase temporal que en el tiempo que Rubalcaba ha tardado en decidir volver a la uni a impartir química, la tabla periódica tiene diez elementos nuevos. Elementos, eso sí, totalmente distintos a los que está acostumbrado a ver a diario en el congreso o cualquier otro epicentro político regional. Me refiero a los 10.000 aforados que tenemos prevaricando, cohaciendo, malversando y dilapidando el futuro de una generación más preparada incluso que el rey Felipe VI, “El Preparao”. Más de diez mil aforados cuyo único mérito ha sido pertenecer o ser afín a no sé qué gobierno central o autonómico, no sé cuándo y no sé dónde. Mas de diez mil aforados cuando en países como USA, UK o Alemania hay CERO. O a lo sumo, uno: el Presidente de la República (como es el caso de Italia y Portugal). Es indignante que encima se quejen de que es una putada serlo porque es que les juzga el más alto tribunal y no pueden recurrir si falla en su contra. Hay que joderse. Es que en democracia, precisamente los más altos cargos deberían ser juzgados, si me apuras, por tribunales populares. Pero no, aquí no. Aquí les juzga el Supremo, que como ya le tenemos atado y bien atado, les dirá lo que quieren oir. O si vienen mal dadas, como con el campechano, creamos leyes que nos permitan hacer lo que nos salga de las pelotas… que para eso estos tontos nos han dado la mayoría absoluta. Están sumergiéndonos cada vez más en el fango de la antidemocracia. Mientras ninguno de esos otros países concibe crear o modificar por decreto una ley para que el “ejemplar” comportamiento del afLorado de turno pueda no verse relacionado con delitos de blanqueo de capital, hijos ilegítimos, dimes y diretes… aquí se hace. Y encima se justifica. No vaya a ser que esté Juanqui en fuera de juego y la líamos. 
Eso sí, para fuera de juego, el de Cristina. Menudo percal. No he visto nada igual. El fiscal ANTIcorrupción pidiéndole al juez instructor que retire la imputación porque considera el auto un “complejo andamiaje probatorio” contra la infanta, y acusándole de conocer “el puerto al que quería llegar antes de empezar”… ¡El Fiscal! ¡¡¡ANTI!!! Vamos, que cualquiera que haya visto la típica película de Antena3 del domingo sobre el juicio de una mujer por el asesinato de su marido, sabe que los fiscales son los malos de la peli. Esos malditos seres implacables y despreciables que quieren meter a la compungida e inocente esposa en la cárcel con doble cadena perpetúa, o triple, incluso sabiendo que probablemente haya sido la vecina adultera la que le mató por celos. Que digo yo, que ni tanto ni tan calvo. Ni los Hitlerfiscales de las pelis, ni los Disneyfiscales de aquí. Algo más normal, más de andar por casa. No sé… que si te pagan por meter al trullo a alguien, haz lo posible por meterle sea quién sea… y no buscar indicios que puedan salvar al acusado, que ya tiene sus propios abogados.
Y entre tanto lío, va donMariano y se curra una visitilla a Guinea Ecuatorial para charlar ¿de qué?con un dictador al que hacía 23 años que ningún jefe de estado español visitaba. Y allá va. Con su verbodiarrea a vender la moto de que España va a ayudar en lo posible al desarrollo de Africa… le faltó decir “devolviendo en caliente todos los recursos humanos que llegan a nuestras vallas”. 
Cada vez estoy más convencido de la implosión de este Universo. Todas estas decepciones creo que están comprimiendo tanto el entorno borbónico que acabará llegando al colapso. Hasta ser sólo una partícula tan especial como estridente: el borbón de Higgs será un hecho, y entonces viviremos felices y comeremos perdices.

No hay comentarios:

Publicar un comentario